En el mundo existen diversas enfermedades que apenas están siendo descubiertas, o fueron descubiertas hace poco, como ejemplo tenemos la reciente pandemia con la enfermedad COVID-19, sin embargo, hay otras enfermedades que aunque parecen ser nuevas y desconocidas, en realidad cuentan con muchos años de su descubrimiento y lamentablemente son tan desconocidas, que aún no tienen cura. 

La fibromialgia es una de estas enfermedades poco conocidas y sin una cura por el momento y en este blog veremos todo acerca de ella.

¿Qué es la Fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno crónico, degenerativo caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado, fatiga, problemas de sueño y puntos sensibles en el cuerpo. Es un problema de ambos sexos, sin embargo quienes la presentan más son las mujeres, aproximadamente del 2% al 6% en todo el mundo. Aunque su causa exacta sigue siendo desconocida, se cree que factores genéticos, ambientales y psicológicos pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Abarquemos con mayor profundidad sus síntomas:

Dolor Generalizado: Las personas con fibromialgia experimentan dolor en todo el cuerpo, a menudo descrito como constante y difuso, este dolor puede variar en intensidad y afectar diferentes partes del cuerpo.

Fatiga: La fatiga es otro síntoma común, incluso después de períodos de descanso adecuados. Esto puede afectar la capacidad para realizar tareas diarias y contribuir a la sensación de malestar.

Problemas de Sueño: Muchas personas con fibromialgia experimentan dificultades para conciliar el sueño o mantenerlo durante la noche. Esto puede generar un círculo vicioso, ya que la falta de sueño puede empeorar los síntomas.

 Puntos Sensibles: Se identifican puntos específicos en el cuerpo que son sensibles al tacto. La presión en estos puntos puede provocar dolor.

En resumen, la fibromialgia es una enfermedad que afecta a todo el sistema nervioso central, por lo que las personas con esta, presentan dolor general y agudo todo el día, en todas partes y aunque hay diversos tratamientos o puntos de ayuda, el dolor no desaparece, solo aminora y con el tiempo, otros síntomas psicológicos como ansiedad y depresión pueden aparecer.

Pero entonces, ¿hay tratamiento?, ¿hay un diagnóstico?

Diagnosticar la fibromialgia puede ser un desafío, ya que no hay pruebas específicas para confirmar su presencia. El diagnóstico se basa en la evaluación de los síntomas y la exclusión de otras condiciones médicas.

Afortunadamente la medicina ha comenzado a tener avances con esta enfermedad y ahora, con una prueba denominada “puntos gatillo”, pueden identificar de mejor manera la presencia de la fibromialgia o no en el paciente. Sigue leyendo nuestros blogs para enterarte de lo que son los “puntos gatillo” y cómo funciona este examen en el cuerpo de una persona enferma.

Volviendo con la fibromialgia, su tratamiento se centra en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida, ya que como se mencionó, no tiene cura, pero es posible calmar los síntomas, esto puede incluir medicamentos para el dolor, terapias físicas, técnicas de relajación y manejo del estrés y cambios en el estilo de vida, como el ejercicio regular y una dieta equilibrada.

Un amigo o familiar tienen fibromialgia, ¿Cómo puedo apoyarlo (a)?

Médicamente no podemos hacer nada para apoyarlos, solo acompañando a la persona a sus citas regulares con su médico, asistiendo en favores físicos que pueda necesitar (con el tiempo, cosas básicas pueden comenzar a ser difíciles de sobrellevar, por lo que necesitarán tu ayuda con quehaceres o deberes). Otros aspectos a tomar en cuenta son:

Empatía y Comprensión: La fibromialgia no siempre es visible, pero el dolor y la fatiga son muy reales. La empatía y la comprensión son fundamentales para apoyar a quienes la padecen.

Concientización: Difundir la conciencia sobre la fibromialgia puede ayudar a combatir la estigmatización y promover una comprensión más profunda de esta enfermedad.

Estar presente: Para las personas que tienen amigos o familiares con fibromialgia, se enfrentan a diversos obstáculos que el mismo paciente se pone, como evitar salir, evitar la multitud, alejarse de sus seres queridos para no “molestar”, entre otros, y es importante reconocer estos aspectos y hacerle saber al que lo padece, que puede confiar en ti y puede confiar en que puedes estar presente en su vida.

Conclusión

La fibromialgia es una realidad para muchas personas en todo el mundo. A través de la conciencia, la comprensión y el apoyo adecuado, podemos ayudar a aquellos que viven con esta enfermedad a llevar una vida más plena y superar los desafíos diarios.

Recuerda, la fibromialgia no define a una persona, es una enfermedad física y mental, y con el apoyo adecuado, muchos individuos pueden encontrar formas de gestionar y sobrellevar esta condición.

¿Tienes un amigo o familiar con esta enfermedad?, ¿sabías todo esto?

Creado por:

Lupita Martínez 

BLOGGERS-PHOTO-LUPITA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *